miércoles, 29 de febrero de 2012

Torturador Páez, se murió sin condena

Murió uno de los imputados en el juicio
Se trata de uno de los ex jefes de la Brigada de investigaciones de La Plata quefuncionó como centro clandestino de detención durante la dictadura. Estaba acusado de más de 100 casos de secuestro y torturas.

El ex comisario Rubén Oscar Páez acusado por 106 casos de secuestro y tortura
Pablo Roesler
pabloroesler@gmail.com

El juicio por los crímenes de lesa humanidad cometidos en el Circuito Camps comenzará el lunes en La Plata con un imputado menos: un ex jefe de la Brigada de Investigaciones de La Plata (BILP) durante la dictadura imputado de cientos de secuestros y torturas, falleció a causa de una enfermedad. Estaba acusado de comandar dos centros clandestinos de detención de la Policía Bonaerense del coronel Ramón Camps durante la dictadura.

Se trata del ex comisario mayor de la Policía Bonaerense Rubén Oscar Páez, quien falleció a los 76 años, a causa de una enfermedad que arrastraba desde hace tiempo, informaron fuentes judiciales.

Con su muerte Páez esquivó a la Justicia que desde el 12 de octubre pasado lo tenía sentado en el banquillo de los acusados en el juicio por los crímenes de lesa humanidad cometidos contra 281 víctimas en seis centros clandestinos de detención de la Policía Bonaerense, por el que están imputados también otros 21 policías, tres militares y un civil.

El ex comisario estaba acusado de ser coautor material de 106 casos de privación ilegal de libertad y tormentos y había comenzado el juicio con la prisión domiciliaria, pero una decisión de la Corte suprema suspendió ese beneficio, por lo que había sido trasladado al Penal de Marcos Paz.

El ex policía nació en Ramallo el 27 de agosto de 1935 y vivía en la localidad de Ranelagh al ser detenido como acusado en la causa N° 11 y su acumulada causa Nº 12, que investiga los delitos de lesa humanidad cometidos en el centro clandestino de detención Arana y BILP.

Según consta en su legajo policial incorporado en el expediente, Páez estuvo a cargo de la Brigada ubicada en 55, entre 13 y 14, desde el 30 de diciembre de 1976 hasta diciembre de 1977. Esa jefatura lo sentó entre los 26 acusados: es que desde el primer año de la dictadura hasta el ’78, allí funcionó como un centro de recepción, alojamiento y torturas de las personas secuestradas en los operativos policiales, tal como se viene ventilando en el juicio que sustancia el Tribunal Oral en lo Criminal Federal Nº1.

En el expediente de elevación a juicio, Páez fue vinculado con el centro clandestino que funcionó en el destacamento de Arana, por la dependencia “orgánica y funcional que tenía respecto de la Brigada de Investigaciones”, señalaron fuentes judiciales.

De la carrera del policía se desprende que el 3 de febrero de 1977, poco después de dejar la Brigada, el comisario de seguridad fue ascendido a comisario inspector “por méritos extraordinarios en sus funciones”. Se retiró de la Policía de la Provincia con el grado de comisario General.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada