jueves, 19 de abril de 2012

Testimonios y el recuerdo de detenidos-desaparecidos

Un sobreviviente recordó su encuentro en cautiverio con tres militantes comunistas secuestrados en centros clandestinos. Piden nuevas medidas por Ana Teresa Diego.Los jueces del Tribunal Oral en lo Criminal Federal Nº1 de La Plata 
“A nosotros nos van a matar. A vos posiblemente no. Si volvés al Astillero y si encuentran mis huesos, yo quiero que estén en la puerta del taller de estructura. Ese es mi mundo: mis compañeros”.  

El pedido del desaparecido Eduardo Roberto Bonín quedó resonando para siempre en la memoria del sobreviviente de la dictadura Diego Barreda, uno de los cinco testigos que hablaron en la última audiencia del juicio por el Circuito Camps. 

En la jornada también testificaron los familiares Carlos Renato De Angelis y Dolores Enriqueta Corona y la ex detenida Angélica Campi. También comenzó su declaración Estela De La Cuadra, hija de una de las fundadoras de Abuelas de Plaza de Mayo e integrante de una familia platense diezmada.Al inicio de la audiencia realizada ayer en el ex teatro de la Amia, ubicado en 4 entre 51 y 53, los querellantes pidieron al Tribunal Oral en lo Criminal Federal Nº1 que oficie a la Cámara Federal de Buenos Aires el pedido del informe sobre el hallazgo de los restos de Ana Teresa Diego, por quien pedirán que su caso se juzgue por el delito de homicidio (ver nota relacionada).“Esto yo ya lo declaré como cinco veces, pero bueno, lo voy a decir igual”, comenzó Diego Barreda su declaración y contó a los jueces que fue secuestrado el 14 de julio de 1978 en Ringuelet cuando volvía de trabajar. 

Explicó que fue llevado directamente al pozo de Quilmes (donde había funcionado la Brigada de Investigaciones de la Policía) donde lo torturaron con picana. Luego fue derivado al Pozo de Banfield (también Brigada de Investigaciones), donde le sacaron fotos y lo derivaron a la comisaría Octava de La Plata, una seccional que funcionó en dictadura como lugar previo a la legalización de los detenidos.Si bien la fecha de su secuestro no está aún siendo considerada en el debate y el circuito de centros que realizó el detenido no es el que está en juicio, el testimonio de Barreda fue clave para identificar a tres víctimas del Circuito Camps: Héctor Baratti, Ricardo Bonín, Humberto Fraccaroli.Barreda contó que a la comisaría Octava de La Plata, ubicada en avenida 7 y 74, fue llevado para ser “engordado” y cuidado para su posterior blanqueo. En una de las celdas ubicadas en el sector trasero de la seccional, donde se alojaban los detenidos ilegales, fue donde compartió cautiverio unas horas con los tres militantes del Partido Comunista Marxista Leninista (PCML) detenidos desaparecidos.Barreda contó que con quien más hablaba era con Bonin, quien era delegado del Astillero Río Santiago, donde él había trabajado. 
Fue en esas charlas que Bonin le pidió que si sobrevivía que buscara sus restos y le contó que hacía 18 meses que estaban detenidos.Baratti, Bonín y Fraccarolli fueron secuestrados el 24 de febrero de 1977 alrededor de las 20.30, cuando se encontraban en una reunión con en el consultorio odontológico de Norma Estela Campano, ubicado en la calle 33 entre 24 y 25. Hubo un inmenso operativo de la policía que intimó a que salgan los que estaban en el consultorio. Así lo hicieron y fueron detenidos. 

Entre los secuestrados también estaba Elena De La Cuadra. Todos desaparecieron y sólo fueron hallados los restos de Baratti.Tras ser legalizado en la Comisaría Octava, Barreda fue juzgado por un concejo de guerra y luego por la justicia federal, y enviado a la Unidad 9 de La Plata, de donde salió en 1979.Sobre Banfield, recordó que “era una especie de depósito de gente a la espera de la disposición final”, y contó que compartió cautiverio con Rodolfo Nanni y con la uruguaya María Artigas de Moyano, quien estaba embarazada y parió hijo en ese centro clandestino. 
Esa mujer le contó que había tenido una beba y que la buscara si lo liberaban.Testigos. En la audiencia también hablaron Carlos Renato De Angelis, quien recordó la detención de su primo, el médico cardiólogo Rubén De Angelis y su esposa, la pediatra María Delia Garín, quien trabajaba en la Clínica San Ramón. Ambos se encuentran desaparecidos desde el 13 de enero de 1977.También declaró Dolores Enriqueta Corona, quien contó que su hermano Carlos José, oriundo de Tres Lomas, fue secuestrado en la calle, cerca de Plaza Moreno, a mediados de enero de 1977.La testigo contó que a los datos los conocía por el testimonio de Amalia Chambo, quien ante la CONADEP declaró que había compartido cautiverio con la víctima en la Brigada de Investigaciones de La Plata (BILP), donde también estuvo con David Aleksoski.

 La ex detenida Angélica Campi también habló en la audiencia y contó su propio secuestro y la desaparición de Guillermo Almarza, el 8 de febrero de 1977. Campi y Almarza eran novios y fueron detenidos en 49 entre 6 y 7, en la puerta de un comercio.La mujer contó que fue llevada a la Brigada, en 55 entre 13 y 14 y luego al Destacamento de Arana. Campi estuvo en Arana unos cuatro días, y luego fue llevada nuevamente a la Brigada, en donde permaneció detenida hasta el 27 de marzo de ese año.A Guillermo Almarza, contó, no lo volvió a ver desde el primer día que estuvo en Arana. Y recordó que sus restos fueron identificados por el Equipo Argentino de Antropología Forense.

La última testigo fue Estela De La Cuadra, quien comenzó con su relato avanzada la noche y tuvo que ser suspendido hasta la próxima audiencia.El eje de su testimonio son sus siete familiares desaparecidos: su hermano Roberto José, su hermana Elena -embarazada de cinco meses- y su esposo Héctor Baratti, su marido Gustavo Fraire, su concuñado, Juan Raúl Bourg y su esposa, Alicia Rodríguez de Sáenz, todos desaparecidos entre 1976 y 1977.

Por Pablo Roesler - pabloroesler@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada