martes, 15 de mayo de 2012

Conferencia de prensa de querellantes en causa Pozo de Banfield por la fuga del comisario Wolk

Denuncian falta de control en las prisiones domiciliaria a detenidos por crímenes de lesa humanidad
Organismos de Derechos Humanos y querellantes en la causa por el Pozo de Banfield denunciaron las irregularidades que permitieron la fuga de Miguel Wolk. Pidieron informes por los detenidos con ese beneficio en otras causas.

Las Abuelas de Plaza de Mayo, Justicia Ya y otros organismos de Derechos Humanos y querellantes particulares en la causa por el centro clandestino Pozo de Banfield, realizaron una conferencia de prensa tras la fuga del jefe de ese campo, el ex comisario Miguel Wolk, y denunciaron la falta de controles de las prisiones domiciliarias a los acusados por crímenes de lesa humanidad. También presentaron un pedido a la Justicia Federal platense para que informe a los querellantes las condiciones en que se encuentran los imputados en las causas en investigación que se encuentran detenidos con ese beneficio.

“Las prisiones domiciliarias son en realidad excarcelaciones, porque no hay condiciones estrictas de cumplimiento efectivo: hacía un año que no había constancia sobre esta persona que tiene una domiciliaria que no es otra cosa que una detención en la que cambia el lugar de detención”, consideró el abogado de Abuelas de Plaza de Mayo, Emanuel Lovelli.

En ese sentido, el abogado explicó que sospechan que “todas las domiciliarias son iguales”.

Por eso, la abogada de Justicia Ya, Guadalupe Godoy, detalló que en conjunto los organismos querellantes “pedimos que en las causas que están en instrucción, como la causa por el pozo de Quilmes y la Brigada de San Justo, que se nos informe cuáles son las condiciones de detención de los imputados que tienen prisión domiciliaria, que son muchos”.

La fuga del comisario Inspector Miguel Wolk se conoció el jueves pasado, tres días después que se ejecutara la orden del juez federal Nº3 Arnaldo Corazza, emitida el 4 de mayo, tras la revocatoria del beneficio realizada por la Corte Suprema.

Sin embargo, Godoy detalló que “el último informe (que consta en la causa sobre la detención del comisario) consta de febrero de este año, pero fue el propio Wolk quien llamó al Patronato de Liberados, con lo cual es imposible de saber si realmente llamó de su casa”. Y remarcó que el último informe que consta en el expediente es de agosto de 2011, cuando se le realizó una pericia al reo en su lugar de detención.

“Lo fueron a buscar pero Wolk se había escapado 15 días antes”, remarcó en la conferencia de prensa Marta Ungaro, hermana del chico desaparecido en la noche de los lápices Horacio Ungaro y querellante en la causa. Y agregó: “En el momento en que le llega el comunicado del juzgado en el que se le revoca la prisión domiciliaria, había una exposición de su hija, que más tarde nos enteramos que es policía bonaerense y teniente de la comisaría donde hace la denuncia, de que su padre había salido y no había regresado. Y ella era la encargada de preservar su integridad y su detención”,

La mujer consideró que “tiene que haber responsables en la cadena de la justicia de no verificar la prisión domiciliaria” y que “que tiene que haber un antes y un después de la fuga de Wolk y revocarse las domiciliarias y cambiarlas por cárcel común”.

Ungaro resaltó que “Wolk era el responsable del pozo de Banfield y el juicio que se va a hacer ahora él es el único responsable del mando directo vivo. Ahora van a declarar más de 400 víctimas y no hay responsables para sentar a juzgar”.

“En la brigada de Banfield hubo nacimientos y Wolk sabe bien en qué casas están los chicos apropiados. Además, sabe del destino final en el caso de mi hermano, porque según (testigos en) el juicio a las juntas y el juicio a Camps, él lo asesina en los primeros días de diciembre de 1977”.

“Estamos ante una persona de máxima responsabilidad y de máxima peligrosidad”, coincidió el sobreviviente de La Noche de los Lápices Pablo Díaz.

Y agregó: “estamos ante un asesino y no solo ante un torturador o un responsable de un campo de concentración. Creo que la justicia debió haber tenido recaudo de esta máxima peligrosidad y no haber jugado con esta persona sobre la base de la impunidad”.

Acusado. El ex comisario Inspector de la Policía bonaerense Juan Miguel Wolk estaba detenido con prisión domiciliaria en su casa de Mar del Plata, pero cuando el beneficio le fue revocado, se fugó. El uniformado está imputado en la causa recientemente elevada a juicio que investiga los crímenes cometidos en el “Pozo de Banfield”, donde se produjeron nacimientos, apropiaciones y estuvieron detenidos, entre otros, los chicos de La Noche de los Lápices.

Hasta el año 2008 la justicia lo dio por muerto hasta que fue denunciado por Marta Ungaro, hermana de Horacio Ungaro, -una de las víctimas del Pozo de Banfield- ante el Juzgado de Corazza que tiene a cargo la causa donde se investigan los delitos cometidos en ese centro. El magistrado recién en octubre del 2009 ordenó su detención, pero nunca se hizo efectiva porque “Wolk llegó al Juzgado por sus propios medios, e inmediatamente a ser indagado, se le otorgó la prisión domiciliaria, sin ningún tipo de requisitos, condicionamiento o supervisión”, denunciaron los organismos.

De acuerdo a los testimonios recogidos por la Asociación de Ex Detenidos Desaparecidos, el comisario es responsable por las hechos ocurridos a 292 víctimas entre las cuáles 116 se encuentran desaparecidas, 137 fueron liberadas, 14 fueron asesinadas y 16 se desconoce su destino y 9 niños nacieron en cautiverio.

Además de esas víctimas identificadas con nombre y apellido, agregan datos incompletos de 60 víctimas y nombres completos de 24 mujeres que estuvieron embarazadas en el Pozo o parieron allí. De esas 24 mujeres, 17 tuvieron a su bebé y todavía 8 continúan desaparecidos.

Por Pablo Roesler - pabloroesler@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada