martes, 27 de marzo de 2012

Testigo señaló a un imputado

Contó que el ex policía acusado Luis Patrault tuvo contacto con la esposa de su sobrino mientras se encontraba secuestrada-desaparecida.

El testigo Néstor Eduardo Asteinza declaró en el juicio por el Circuito Camps I
Por Pablo Roesler
pabloroesler@gmail.com

Entre los testigos que hablaron en la audiencia del juicio por el Circuito Camps, Néstor Eduardo Asteinza, tío de Eduardo Cassataro Asteinza, secuestrado junto a su esposa Elba Arteta, señaló al ex policía imputado Luis Patrault: dijo que tenía contacto con los detenidos en la comisaría Quinta y que le acercó una nota al padre de la esposa de su sobrino.

El testigo contó que el matrimonio fue secuestrado “el martes de carnaval del año 77”, y que inmediatamente comenzaron la búsqueda. La familia supo que las víctimas fueron llevadas al destacamento de Arana y que –por el testimonio de Adriana Calvo- Arteta luego fue llevada a la comisaría Quinta, donde le perdieron el rastro. De su sobrino nunca más supieron nada.

Asteinza contó que ambas familias comenzaron una búsqueda desesperada. Recordó que un “suboficial de la policía conocido de Arteta pasó por su domicilio (…) y le acercó un papel, un pedazo de hoja de cuaderno con tres líneas de su hija que decía: ‘tengo frío. Manden un pullover y chocolate. Elba’”, relató.

“La persona que lo alcanzó –siguió el testigo– es alguien a quien después conocimos: Patrault”. El testigo contó que poco después de que entregara ese mensaje, con el padre de Eduardo Cassataro y el padre de Elba Arteta fueron a la casa del ex policía imputado en esta causa, Luis Patrault, ubicada en Arana, para llevarle los requerimientos de la mujer. Sin embargo, el policía les dijo que la mujer ya no estaba en la comisaría Quinta y que no sabía dónde la habían llevado.

El testigo también recordó a un contador quien extorsionó con 10.000 dólares al padre de su sobrino para brindarle información, y a un policía de apellido Luna que había sido echado de la fuerza pero que lo contrataban para integrar las patotas para secuestrar gente, quien dijo que había visto a Eduardo en el destacamento militar de Magdalena.

Según recordó Asteinza, en el encuentro con el ex policía Luna, el hombre había dicho que tenía que viajar a Olavarría para llevar a su hijo a una carrera y que agregó: “Y me encargaron traer a uno”. “Eso coincidió con la desaparición del abogado (Carlos Alberto) Moreno, que después lo asesinaron cuando quiso escapar”, recordó el testigo el episodio por el que recientemente fueron condenados tres militares y dos civiles en Tandil.

En la misma audiencia también declaró Mónica Huchansky, quien fue la primera testigo en hablar y recordó el secuestro y desaparición de su hermana Patricia y su cuñado Carlos Simons el 7 de febrero de 1977.

Las audiencias del juicio retomarán el 9 de abril a las 13 en el ex teatro de la Amia, ubicada en 4 entre 51 y 53, donde el Tribunal Oral en lo Criminal Federal Nº1 investiga las responsabilidades de 25 imputados por los crímenes de lesa humanidad cometidos contra 280 víctimas en seis centros clandestinos de detención que funcionaron bajo el mando de la Policía Bonaerense en la dictadura.

El debate es público y cualquier persona mayor de 18 años puede asistir presentando su DNI.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada