jueves, 8 de noviembre de 2012

Circuito Camps: El fiscal Schapiro acusó por homicidio calificado a 15 represores

El ex ministro de Gobierno Jimmy Smart declaró y se contradijo

La Fiscalía Federal de La Plata acusó hoy por homicidio calificado a 15 de los 23 represores juzgados por delitos cometidos durante la última dictadura militar en lo que se denominó "el Circuito Camps". Entre ellos se encuentra el ex ministro de Gobierno bonaerense, James Smart. A los 23 represores, el fiscal Hernán Shapiro les imputó el delito de privación ilegal de la libertad agravada. Tras casi un año de juicio, Shapiro inició hoy el alegato de la fiscalía en el que imputó por homicidio calificado a Smart, al ex subjefe de la Policía Bonaerense, general (R) Rodolfo Aníbal Campos; al ex director de Investigaciones, comisario general (R) Miguel Etchecolatz; al ex jefe del Destacamento Arana, comisario (R) Miguel Kearney; al ex jefe de la Regional La Plata, comisario (R)Horacio Luján, y al ex subjefe de Investigaciones, comisario (R) Bernabé Corrales.

La misma calificación recayó sobre los policías retirados Carlos García; Raúl Machuca; Julio Arguello, Mario Sita, Fernando Svedas, Roberto Grillo, Luis Patrault, Norberto Cozzani y Horacio Guayama.

En su alegato, Schapiro acusó también por privaciones ilegales de la libertad agravadas y tormentos a los ex policías Daniel Lencinas, Sergio Verduri, Roberto Cabrera, Eros Tarela, Domingo Almeida, Santiago Antonini, Pedro Ferriole y al ex médico policial, Jorge  Bergés, a quien imputó también el delito de falsedad ideológica y retención de un menor de 10 años.

El Circuito Camps (por el ex Jefe de Policía, el fallecido general Ramón Camps) operó como un engranaje del plan general de represión que utilizó los recursos del Estado para detener ilegalmente a personas y depositarlas en centros clandestinos en alarmantes condiciones de vida, ilustró el fiscal.

Aseguró Schapiro que las crueldadades escuchadas en los testimonios de las víctimas nos demuestran la enorme ferocidad con la que se actuó en el Circuito Camps, y sostuvo que "es imposible encontrar palabras para definir esa realidad".

Adelantó que en su alegato además del contexto histórico y político de esa época al que se refirió hoy, hará en las próximas audiencias una descripción general del Circuito Camps, de las condiciones de los centros clandestinos y de las condiciones en que se encontraba cada una de las víctimas, y que luego dedicará una parte especial al ataque a la casa Teruggi-Mariani, en el que desapareció la pequeña Clara Anahí.

En el juicio, en el que prestaron declaración unos 400 testigos, también estaban imputados pero fallecieron durante el proceso el ex gobernador de facto Ibérico Saint Jean; el coronel Alejandro "El Ratón" Arias Duval y el jefe de la Brigada de Investigaciones de La Plata,  comisario (R) Rubén Oscar Páez.

En las audiencias, se ventilaron los delitos cometidos en la Comisaría 5ta. de La Plata, el destacamento de Arana, la Brigada de Investigaciones de La Plata, la subcomisaría de Don Bosco denominada "Puesto Vasco", COTI Martínez y la Brigada de San Justo, que al unificarse en un solo juicio permitió acortar los plazos que hubniera implicado juzgar a cada uno de los represores por separado.

Hoy, previamente al inicio del alegato de la fiscalía, el  ex ministro de Gobierno bonaerense, Jaime Smart, reconoció que durante su gestión conocía la existencia de centros clandestinos y sabía que las Fuerzas Armadas habían asumido la represión, con lo que actuaban sin tener en cuenta a jueces, órdenes de allanamiento ni indagatorias. Smart aseguró que en ese contexto nada podía hacer.

En la ampliación de su indagatoria Smart reconoció que conocía los centros clandestinos de detención, que sabía que las Fuerzas Armadas destinaban en las unidades policiales zonas para tener detenidos no registrados y que también sabia que los militares habían decidido per se el juzgamiento de los elementos subversivos.

Smart, el único civil juzgado por los delitos de lesa humanidad cometidos en los centros que integraban el Circuito Camps, contestó preguntas puntuales. ¿Sabía que las Fuerzas Armadas detenían? "Sí, lo veía todos los días". ¿Sabía que se habían arrogado el juzgamiento? "Sí, es un hecho. ¿Si yo colaboré? "No, no puse nada de mí para que existiera eso".

Smart, que ejerce su propia defensa, se contradijo con estas afirmaciones, ya que al empezar a declarar afirmó que "Ahora me entero que hubo un plan sistemático que  civiles y militares enajenados salieron a matar a jóvenes porque se oponían al Proceso", pero tras ser cuestionado por unos de los jueces, reconoció que durante la última dictadura militar había un sistema alejado del sistema legal y que él no ignoraba que las Fuerzas Armadas "juzgaban" a la subversión, pero que "nada podía hacer", porque sabía que no intervenían jueces, ni habría órdenes de allanamiento ni indagatorias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada