lunes, 16 de abril de 2012

"Al fin apareció alguien que dice que vio sacar a la nena viva”

Chicha Mariani festejó el testimonio de un conscripto que vio a un hombre llevarse a un bebé envuelto en una manta después del ataque militar a la casa de calle 30 entre 55 y 56, el 25 de noviembre de 1976.

Chicha Mariani escucha atenta al ex conscripto que brindó testimonio desde Bolivia
Por Miguel Graziano
 
“Es un testimonio que he esperado durante tantos años, que alguien dijera la verdad, que alguien dijera lo que vio”, afirmó hoy María Isabel Chorobik de Mariani –Chicha Mariani–, fundadora de Madres de Plaza de Mayo y de la fundación Anahí, luego de que un ex conscripto platense que el 25 de nombre de 1976 hacía el Servicio Militar Obligatorio en el Regimiento 7 de La Plata revelara que vio el momento en que un hombre de civil se llevaba a un bebé envuelto en una manta de la casa de la que fue robada Clara Anahí.

Juan Carlos Elso, quien jugaba al fútbol en Gimnasia y Esgrima La Plata cuando lo llamaron a hacer la conscripción, declaró hoy en el juicio que se le sigue a 26 represores por el Circuito Camps y a través de una video conferencia que se realizó desde Cochabamba, en Bolivia.

Feliz porque "al fin apareció alguien que dice que vio sacar a la nena viva”, Chicha dijo que ahora se sabe que “la nena está (viva) y esta demostración se la debo a este muchacho que desde tan lejos ha hecho esta magnífica obra. Espero que los demás soldados que vieron y saben que hablen, que digan, que ayuden”.

Chicha destacó que Elso “es el segundo” conscripto en declarar lo que vio. Y contó que “ayer leí en el diario que otro soldado declaró en Tucumán” en una causa por delitos de lesa humanidad.
“Si queremos mejorar el país realmente. Si queremos sanar todas las heridas y sanar la suciedad que está andando por ahí. Bueno: hay que hablar, hay que decir, hay que trabajar para sacar la verdad a la luz”, afirmó.

La fundadora de la asociación Madres de Plaza de Mayo y de la fundación Anahí, explicó que “todo lo que dijeron hasta ahora son patrañas”. El testimonio del ex conscripto “tira por tierra todas las mentiras de todos los represores, incluido (Miguel Osvaldo) Etchecolatz, quien acaba de decir meses pasados que la nena murió incinerada. Vamos a ver qué dice ahora ante este testimonio tan veraz, tan humano, que me costó 34 años en llegar a él... porque yo sabía que había un soldado que sabía…”, contó.

Chicha explicó que el testigo “creía que había dejado los datos”, pero recién lo pudieron ubicar luego de que, el día de los Derechos Humanos, el 10 de diciembre pasado, un sobrino del testigo se presentara en la Asociación Anahí y les dijera que su tío sabía lo que había pasado.

“Lo que me queda de vida no me va a alcanzar para agradecer a esta gente que, venciendo los miedos, que los tiene, lógico, me han ayudado en este momento tan crucial. Había que decir la verdad. Ojalá todos digan la verdad ahora y ayuden a sanar estas almas sufrientes que hemos tenido que sobrevivir a tanto dolor”, describió.

El 24 de noviembre de 1976 la dictadura militar realizó un operativo en una vivienda ubicada en calle 30 entre 55 y 56, en donde funcionaba una imprenta de Montoneros, escondida en una doble pared del fondo. Mataron a todos los que estaban en la casa y se robaron a la beba, que sobrevivió a las balas por milagro. Aquel día, Chicha comenzó a una búsqueda que aún no termina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada