viernes, 29 de junio de 2012

Al menos no será "la Ex-Cacha"

Derechos Humanos de Provincia y Nación preservarán La Cacha
Estarán encargados junto con la Comisión por la Memoria de la conservación y demarcación del centro clandestino de detención. La medida se implementó tras la firma de un acta con la justicia federal luego de una recorrida por el predio donde Antropología Forense halló los cimientos y el sótano del edificio.
Los cimientos del centro clandestino de detención La Cacha hallados por los antropólogos forenses
La Secretaría de Derechos Humanos de la Provincia en conjunto con la de Nación y la Comisión Provincial por la Memoria (CPM) estarán a cargo de la preservación, señalización y localización del predio donde fueron hallados los cimientos del edificio en el que durante la dictadura funcionó el centro clandestino de detención conocido como La Cacha. La medida se implementó este mediodía luego de una recorrida por el lugar, en la que fue firmada el acta que hizo efectiva una resolución de la justicia federal platense.

La resolución judicial se hizo efectiva este mediodía con la firma de un acta realizada luego una recorrida por el predio ubicado detrás de la Unidad Carcelaria Nº1 del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB), entre las calles 191, 196, 47 y 52 (vías del ferrocarril Belgrano). En ese lugar, el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) realizó excavaciones y halló los cimientos y restos del sótano de la casona donde funcionó el centro de detención y torturas que funcionó en 1977 y 1978 y que fue demolido para borrar todo vestigio de su existencia al finalizar la dictadura cívico militar.

De la recorrida participó el titular de Derechos Humanos Provincial, Guido Carlotto, junto al titular del programa de Investigación y Memoria, Matías Moreno, el secretario ejecutivo de la CPM, Alejandro Mosquera y Gonzalo Vásquez de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación.

“La justicia nos encargó formalmente la preservación del lugar. Vamos a hacer también la señalética de los lugares donde el EAAF hizo las excavaciones y encontró rastros de la casona donde funcionó el centro clandestino, como los cimientos o el sótano, o también la garita de guardia del lugar”, confirmó Moreno.

El acta rubricada contó con las firmas de representantes de ambas secretarías de DD.HH, CPM, el Juzgado Federal Nº 1, el EAAF, la policía científica de la Policía Federal, Abuelas de Plaza de Mayo y la Prefectura Naval.

La secretaria judicial Ana Cotter dijo que la resolución que ordenó a esas tres dependencias del estado provincial y nacional la preservación, señalización y localización de La Cacha había sido firmada en noviembre de 2010 por el titular del Juzgado Federal Nº1, Manuel Humberto Blanco. Sin embargo, Cotter explicó que el paso previo para que se hiciera efectiva, fue el trabajo de peritos de Gendarmería quienes escanearon con un geo-radar todo el terreno.

Los trabajos se realizaron desde el perímetro de la cárcel hasta la calle y el sector de la División de canes del SPB. En ese predio se identificaron los cimientos del edificio de la antigua planta de transmisión de Radio Provincia que luego recuperó el EAAF con las excavaciones que iniciaron a principios de este mes y que terminaron hoy.

La Cacha funcionó como centro clandestino de detención entre 1977 y 1978 y por allí pasaron más de 200 detenidos políticos, entre ellos mujeres embarazadas cuyos hijos luego fueron apropiados, como el caso de Laura Carlotto, hermana del secretario de derechos humanos provincial.

Por los crímenes cometidos en ese centro, el juez Blanco ya elevó el tramo de la causa caratulada “Arias Duval, Alejandro Agustín; Di Pasquale, Jorge Héctor; Romero Pavón, Carlos María y otros s/ homicidio, privación ilegal de la libertad, tormentos y sustracción de menores” que investiga los delitos cometidos en 1977. El expediente por los hechos del año 1978 –que tiene igual carátula- está en investigación. En ambas causas están imputados el gobernador de facto, el general Ibérico Saint Jean, su ministro de Gobierno Jaime Smart y otros 16 represores.

El centro. El campo de concentración funcionó en una edificación de la Radio provincial que durante la dictadura fue transferida al SPB por un decreto firmado por Saint Jean y Smart.
Tras el traspaso, el lugar fue destinado para funcionar como centro clandestino. Y a diferencia de otros, que existieron en la región durante la dictadura, no era una dependencia oficial perteneciente a ninguna de las fuerzas que allí actuaron, lo que potenció la ilegalidad de los actos.

Por los testimonios de los sobrevivientes de ese centro, se supo que el nombre “La Cacha” hacía referencia a la bruja Cachavacha, el personaje de Hijitus que tenía “la escoba que barre y borra” que “hacía desaparecer gente”. En ese campo de concentración actuaban el Ejército, la Marina, personal penitenciario y personal civil de inteligencia. De hecho, según los testimonios, algunos de los interrogadores eran estudiantes de las Facultades de Agronomía y Veterinaria de la Universidad Nacional de La Plata devenidos en “servicios”.

La construcción tenía un sótano, una planta baja y un primer piso. Allí se torturaba, se interrogaba y se mantenía a los prisioneros políticos encapuchados y encadenados a la pared.
Por Pablo Roesler - pabloroesler@gmail.com 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada