lunes, 18 de junio de 2012

Comenzaron a ventilarse los crímenes de San Justo.

San Justo. En la audiencia de hoy, también declararon los sobrevivientes Amalia Marrón, Raúl Eduardo Petruch y Jorge Heuman, quienes comenzaron a ventilar los crímenes de lesa humanidad cometidos en el centro clandestino de detención que funcionó en la Brigada de San Justo.

La primera en declarar fue María Amelia Marrón, quien recordó que fue secuestrada el 26 de marzo de 1978 en la plaza de San Justo, cuando salía de la Catedral de esa localidad donde había asistido a una misa realizada por una mujer que estaba detenida.

Marrón recordó que fue brutalmente torturada “con picana electrica y golpes”, y contó que a los pocos días, cuando intentaron llevarla nuevamente a la sala de torturas, perdió el conocimiento y se despertó en otra celda mientras era asistida por dos médicos, uno de los cuales era un preso político como ella.

“Aparecí en una celda más grande en la que un médico intentaba socorrerme. Era Jorge Vidal. Y estaba juntamente con una persona detenida como yo, que es Jorge Petruch”, contó.

Poco después, la mujer se encontró con quien era su marido, el médico Jorge Heuman, y también recordó haber compartido cautiverio con Olga Araujo y Elisa Moreno y el médico Norberto Liwski, actual presidente del Comité para la Defensa de la Salud, la Ética y los Derechos Humanos (Codeseh). Fue liberada a mediados de 1981, tras permanecer como presa política disposición del PEN en la cárcel de Devoto.

Como ella, Petruch fue detenido en la vía pública el mismo día. Estuvo en la Brigada de San Justo hasta junio, cuando fue llevado a la comisaría de Laferrere, en La Matanza. Luego de ser pasado a disposición del PEN permaneció como preso político en Devoto, la Unidad 9 de La Plata y en Rawson, de donde fue liberado en 1981.

Petruch recordó haber asistido a Marrón quien era parte del mismo grupo de detenidos. Recordó también que Vidal era un médico que se movía con total libertad dentro del centro clandestino, que logró identificarlo con nombre y apellido por su propia firma que estampó en una receta que dejó para la mujer, identificación que confirmó al obtener su fotografía en un juicio ético que le realizaron en el Colegio de Médicos de Morón.

Por último declaró Jorge Eduardo Euman, quien contó que fue detenido el 29 de marzo de 1978, tres días después que su mujer. Pasó por los mismos tormentos y padecimientos que relataron los otros testigos y recordó que antes de ser detenidos, habían encabezado un trabajo militante en el complejo habitacional de Ciudad Evita.

Heuman recordó que su militancia se había desarrollado en una serie de monoblocks ocupados en Ciudad Evita en los que habían organizado “una red de agentes de atención primaria de la salud”. El testigo explicó que la represión fue “brutal en los barrios” y señaló que en ese complejo habitacional apuntó a “romper” los lazos de solidaridad que se habían creado producto de ese trabajo.

Además, Heuman recordó que en las sesiones de torturas a las que fue sometido en la Brigada de San Justo “había un médico”. Y abundó: “En una sesión que fue muy larga, me retorció los testículo y me clavó algo. Incluso les recriminó porque se habían pasado conmigo en la tortura”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada