martes, 12 de junio de 2012

Se suceden testimonios caso Graiver

"Me secuestraron e interrogaron acerca de la familia Graiver"
Oscar Norberto Alvite atestiguó en el juicio por el Circuito Camps. Recordó, además, que le preguntaron sobre la participación de judíos en entidades económicas.

Oscar Norberto Alvite declaró en el juicio por el Circuito Camps: "me preguntaron si conocía a David Graiver"

Un ex dirigente empresario recordó que fue secuestrado en la dictadura e interrogado sobre el empresario David Graiver y la participación de judíos en la Confederación Económica de la Provincia (CEPBA) y de la Confederación General Empresaria (CGE) de Nación, en las que ambos participaban. En una nueva audiencia del juicio por el Circuito Camps que se realiza en La Plata el testigo recordó su paso por el centro Puesto Vasco, donde estuvo detenido junto con miembros del gabinete del ex gobernador depuesto Victorio Calabró. También declaró la sobreviviente Luisa Villar Riat, ex esposa del hijo del ex ministro de economía provincial y ex juez federal Ramón Miralles, quien fue secuestrado por la dictadura cívico militar, quien dijo que durante su cautiverio también le preguntaron por la relación de su suegro con los Graiver.

“A los dos o tres días de estar ahí encerrado, me vendaron los ojos y me interrogaron entre tres o cuatro personas. Y me preguntaron si conocía a David Graiver. Les dije que si, que era miembro de la comisión directiva de la Confederación Económica de la Provincia de Buenos Aires, igual que yo, y miembro del concejo superior de la CGE”, explicó el testigo Oscar Norberto Alvite en el juicio a 21 policías, dos militares y un civil que lleva adelante el Tribunal Oral en lo Criminal Federal Nº1 en su sede de la ex Amia, de 4 entre 51 y 53.

El testigo contó a los jueces Carlos Rozanski, Roberto Falcone y Mario Portela que fue detenido el 28 de julio de 1977 en su comercio por una persona a quien identificó como Roberto “Beto” Cabrera, quien se encuentra imputado en el juicio. Alvite recordó que al ser detenido era vicepresidente de la CEPBA, vocal de la CGE y titular de la Federación Empresaria de la Matanza (FEM) y que fue llevado con la vista descubierta a Puesto Vasco, donde fue interrogado a las 48 con relación a su actividad.

“Me preguntaron si había muchos judíos en la CEPBA y les dije que no, porque había tres o cuatro judíos nada más. Me preguntaron si había muchos en la CGE y les dije que si, que eran muchos judíos, la mayoría”, relató. Y agregó: “Entonces me preguntaron si había muchos sionistas”.

Fue en ese interrogatorio que le adelantaron su destino: “’Quédese tranquilo que se va a ir para su casa’, me dijeron, y me llevaron a mi celda y nunca más me volvieron a interrogar”, recordó.

Alvite contó que “hacía unos días que se había ido Lidia Papaleo y unas secretarias de ese buzón en el que estaba yo”, donde dijo que “llovía más adentro que afuera”. Y recordó: “Al día siguiente en que yo llegué vino Osvaldo Papaleo hasta la celda y me dijo: ‘tomá flaco’. Y me dio un par de medias para que me abrigue”.

El testigo remarcó que luego de ser interrogado fue llevado a una celda en la que había colchones donde permaneció detenido durante dos meses. En ese lugar de ese centro clandestino que funcionó en el destacamento policial de Don Bosco, en Quilmes, vio al periodista y empresario Jacobo Timerman, al dueño del diario La Opinión de Trenque Lauquen, Juan Ramón Nazar, y a buena parte del gabinete del ex gobernador Calabró: el ex Ministro de Obras Públicas, el desaparecido Alberto Liberman, el hijo del ex ministro de Economía, Julio Miralles, el ex director de Ceremonial, Héctor Ballent, y el ex Secretario de la Gobernación, Juan Destéfano, entre otros de quienes no pudo recordar los nombres.

Entre los imputados en la causa, el testigo identificó a Norberto Cozzani como “uno que se lo nombraba como brazo ejecutor de la patota de Etchecolatz” y a Jorge Bergés, como “un médico que venía, flaco y de pelo larguito, que decían que estaba cuando daban máquina y les daba la gotita en la boca para que no se vayan”.

El comerciante recordó que durante su detención gozaban de ciertas libertades y que al ser liberado llevó una carta que Nazar escribió a su esposa, quien la utilizó para reclamar su aparición. Por ese episodio todos los liberados de ese grupo volvieron a ser detenidos. Alvite pasó así unos días más en la brigada de San Justo, de donde finalmente fue liberado por presión de la iglesia y personalidades locales.

La familia Miralles. En la audiencia de hoy también declaró Luisa Villar Riat, ex nuera del ex ministro de economía provincial y ex juez federal Ramón Miralles, quien fue secuestrada junto a su esposo Carlos y su cuñado Julio el 31 de mayo de 1977, en la casa de La Plata del ex funcionario, y quien dijo que también le preguntaron por relaciones con los Graiver.

-¿La interrogaron a usted?- preguntó Rozanski
-Si, a mi me han preguntado si había una relación de Miralles con Graiver. O que había (…) Yo creo que quizá por no ser de la ciudad, no entendía las preguntas. Eran cosas incoherentes para mi que quizá ahora entienda más.- respondió la testigo.
-¿Sabe qué le preguntaban a su marido y a su cuñado?
-Eran más o menos las mismas preguntas, sobre temas con los que no había una relación.

La mujer vinculó su secuestro a una carta pública que el ex ministro de economía de Calabró publicó para responderle al gobernador de facto Ibérico Saint Jean, quien en la prensa había acusado de delincuentes a sus predecesores en la casa de Gobierno.

“Nunca pasó nada con la carta, salvo un acontecimiento de prensa –recordó la testigo-, cuando (Bernardo) Neustad que tenía una publicación, un diario o una revista, y publicó las partes urticantes de los dichos y con un titular que decía: A pedido del doctor Miralles. Exactamente al año de esa publicación es que desaparecemos Julio, Carlos y yo”.

La mujer contó que fueron sacados de la casa de su suegro como rehenes por una patota encabezada por el imputado Cozzani. “Dijo que ‘como el doctor Mirallles no se encuentra, nos podemos llevar a la familia’”, recordó. Y esa decisión la tomó Cosani “porque él era el que hablaba por teléfono”, explicó.

La mujer, su esposo y su cuñado fueron llevados al centro clandestino que funcionó en el Comando de Operaciones Tácticas 1 (COTI) de Martínez. Allí, “las torturas eran físicas y psicológicas”, dijo y recordó: “en esos días perdí un embarazo”, y aclaró que en ese lugar estaba Bergés.

La testigo recordó que allí vio a Timerman, quien “estaba sumamente deteriorado y asustado”. También vio al ex Ministro de asuntos Agrarios, Pedro Goin, a Nazar y otras personas.

La mujer fue liberada con su marido el 1 de julio de 1977, cerca de la casa de avenida 1 nº1111 de donde habían sido secuestrados.
Por Pablo Roesler - pabloroesler@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada