lunes, 11 de junio de 2012

"Fui interrogado por temas vinculados al caso Graiver"

Un ex director de un banco de los Graiver recordó que fue secuestrado por su relación profesional con las familia. El hijo de un ex ministro de Economía provincial señaló a Ibérico Saint Jean como el ideólogo del secuestro de su familia.

Un ex director del Banco Comercial de La Plata –que pertenecía a la familia Graiver– recordó en la audiencia del juicio por el Circuito Camps que fue secuestrado e interrogado en el centro clandestino Puesto Vasco por sus actividades profesionales con el grupo económico dueño de Papel Prensa. El ex funcionario Alfredo Ángel Abuin recordó que participó de las negociaciones para la compra de las acciones de la empresa papelera. Por otro lado, el hijo del ministro de economía de la Provincia durante el gobierno de Victorino Calabró, Carlos Miralles, recordó que fue secuestrado por orden del gobernador de facto Ibérico Saint Jean, quien había pedido “borrar de la faz de la tierra” a su familia.

Abuín contó ante el Tribunal Oral en lo Criminal Nº 1 que fue secuestrado en su casa de La Plata el 11 de agosto de 1977 y que en el centro clandestino de detención Puesto Vasco fue interrogado “exclusivamente por temas vinculados con el denominado caso Graiver”, recordó.

El testigo contó en el debate que juzga a 24 imputados por crímenes de lesa humanidad cometidos en seis centros clandestinos de detención contra 281 víctimas, que su relación con David Graiver comenzó cuando ambos estudiaban en el Colegio Nacional de La Plata, continuó en la universidad y recordó que al recibirse de abogado comenzó a trabajar con su amigo y la empresa
familiar de los Graiver.

“Como me ocupé de parte de las negociaciones para la compra del Banco Comercial, me designaron apoderado judicial y quedé luego como director. Después hice diversos asesoramientos fuera del banco, incluso cuando David Graiver y sus empresas compraron acciones de Papel Prensa”, relató.

Abuin explicó que al ser detenido no tenía actividad política por lo que vinculó directamente su detención en Puesto Vasco con el secuestro de la familia Graiver: “El banco se vendió en enero de 1977, porque David murió en un accidente de aviación. Y como consecuencia, me interrogaron por los conocimientos que yo pude haber tenido en mi actuación profesional”, detalló.

Abuín fue liberado el 19 de agosto, y recordó que antes de recuperar la libertad vio detenidos en el centro clandestino a los ex ministros provinciales de Obra Pública, Alberto Liberman, y de Economía, Ramón Miralles.

La orden de Saint Jean. Por otra parte, también declaró como testigo Carlos Miralles, el hijo del ex ministro de Economía bonaerense del gobierno de Victorino Calabró, quien recordó que el 31 de mayo de 1977 fue secuestrado junto con su hermano, Julio César, y su ex esposa, Luisa Villar Riat, por una patota encabezada por el ex policía Norberto Cozzani y que fue mantenido como “rehén” en el centro clandestino que funcionó en el Comando de Operaciones Tácticas 1 (COT1) de Martínez para que se entregara su padre.

Miralles contó que fue secuestrado de la casa de su padre en avenida 1 Nº 1111 de La Plata por orden del por entonces gobernador de la provincia de Buenos Aires, el general del Ejército Ibérico Saint Jean, quien –según contó- había clamado la orden: “Quiero que la familia Miralles desaparezca de la faz de la tierra”. Miralles dijo que supo de ese pedido por un empleado de ceremonial de la Casa de Gobierno conocido y lo atribuyó a una carta abierta publicada por su padre en el marco de una disputa intestina de la dictadura.

“Mi padre había sacado una carta abierta porque Saint Jean había hecho declaraciones diciendo que el gobierno de Calabró había sido una asociación ilícita organizada para cometer delitos”, recordó Miralles.

Esas declaraciones se dieron, dijo, por la pelea del gobernador de facto con una interna que respondía al dictador Roberto Viola, que había protegido al gobernador Calabró y que por eso “querían demostrar que era corrupto”. Por eso, subrayó, “Saint Jean decidió levantar a todos los ministros”.

Miralles contó que tras ser detenidos su hermano y él fueron torturados brutalmente para que les dijeran dónde estaba su padre. Recordó también que su esposa fue torturada y que en las sesiones había participado el médico Jorge Berges, imputado en la causa.

“Mi esposa sufrió todas las ignominias que podría sufrir. No solo escuchó cómo nos torturaban a nosotros, sino que también la torturaron. Ella perdió un embarazo”, relató. A causa de esa pérdida, Bergés fue a la celda que el testigo compartía con su esposa y lo vieron a la cara.

Miralles relató que fue liberado del COT1 Martínez con su esposa luego de 30 días de cautiverio, pero que diez días antes ambos fueron liberados de sus vendas, por lo que pudieron ver a algunos detenidos como Jacobo Timerman y a una pareja de la organización PROA, entre otros.

También pudo ver e identificó a once represores, entre quienes señaló a los imputados en la causa Amilcar Tarella, Jorge Bergés y Norberto Cozzani de quien dijo que “era una persona soberbia que entraba al lugar como si fuera el dueño de casa y se manejaba como si tuviera más poder que el que estaba a cargo del lugar”.

Miralles recordó que su hermano, fue liberado a los seis meses y su padre en septiembre del año siguiente.

Otros testigos. En la audiencia también declaró la sobreviviente Norma Ester Leanza quien permaneció desaparecida entre el 15 de octubre de 1977 y el 18 de abril de 1978 en el campo Puesto Vasco.

La mujer recordó que fue capturada con su suegro Alcides Santiago Chieza cuando volvía de denunciar el secuestro de su marido, Alcides Antonio Chieza, quien había sido levantado de la puerta de la casa ese mismo mediodía y que no recuperaría la libertad hasta 1982.

La mujer contó que permaneció en ese centro clandestino y que antes de ser liberada fue trasladada con su marido al Pozo de Quilmes donde compartió cautiverio con varias personas, algunas de ellas Uruguayas, y recordó a Aida Sans y Mari Artigas Moyano, quienes estaban embarazadas.
Por Pablo Roesler - pabloroesler@gmail.com 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada